sábado, 10 de agosto de 2013

15 minutos para soñar

(1) UNO puede tener sueños, deseos ocultos, pasiones escondidas y algunos odios contra las cosas que no le gustan; puede tener además (2) DOSis de locura y onomatopeyas mentales; semesTRES (3) completos de trasnochos y lecturas, de trabajos y algunas fiestas, de amigos y madrugadas; de guayabo sentimental… tener por ejemplo (4) CUATROcientas razones para amar lo que hace y caminar solitario por una calle que le recuerde la infancia, pisando charcos y llegar a la casa a tirar lejos los zapatos apretados después de una jornada laboral para finalmente despertarse al otro día diciendo CINCO (5) minuticos más intentando dormir in-consiente de que esos “cinco minutos” se convertirán en una hora, y/o abrir los ojos cada dos segundos y justo cuando cree entrar en el sueño más placentero descubrir que se hizo tarde y hacer una maratón sin desayuno y con alguna anécdota estúpida de la que se reirá días después.

Puede salir a esperar el bus, meter la mano en los bolsillos y encontrar (6) SEIScientos pesos  para comprar ositos de goma y como un niño pequeño comer una a una viendo sus colores, inventar alguna canción con el ritmo de los pasos y en las noches de insomnio imaginar la vida perfecta; perfecta como las SIETE (7) maravillas del mundo moderno en un viaje fugaz por todo el mundo. Se puede tener OCHO (8) días de orgullo y olvido creyendo que el error cometido fue pequeño cuando la otra persona está muy lastimada o NUEVE (9) segundos de felicidad al recibir una llamada inesperada; o volver a tener DIEZ (10) años y no preocuparse por los problemas de los grandes, ver películas de niños, leer cuentos y salir al parque preguntando quien es el dueño del balón para ser el número ONCE (11) de un equipo desordenado que hace goles y celebra con jugo en la panadería del barrio. Tener (12) DOCEnas de amigos de los cuales solo un par son sinceros y TRECE (13) antojos gastronómicos (helado, chocolate, gomas ácidas, patacones, jugo de lulo, jugo de mora, helado de maracuyá, frijoles, lentejas, papitas fritas, fresas, cerezas, frambuesas) de los que nunca se cansará porque el estómago es tan exigente como el corazón… uno puede también pedirle a alguien que le haga un CATORCE (14) para salir de un apuro y puede finalmente tener QUINCE (15) sueños para cumplir.

Y no son 15 como los que bailan el vals, sino 15 de los que llenan la vida, de los que uno nunca se quiere escapar. sí, TODO para llegar a esta lista de sueños, que son 15 no sé por qué, no suelo ponerle límites a lo que quiero; y aunque 15 no son suficientes lo más importante es poder contar, contar los números, contar contigo, contar y soñar, y como en la rayuela lanzar la piedra y saltar hasta llegar al cielo sin pisar el infierno. A mí me gusta soñar y no solo dormir…

(15) aprender a nadar y a bucear.
(14) aprender otro idioma.
(13) estudiar una segunda carrera universitaria
(12) París.
(11) enamorarme.
(10) viaje mochilero por Latinoamérica.
(9) un deporte extremo.
(8) aprender a tocar piano.
(7) hacer el amor en la playa.
(6) hacer realidad un sueño de mi hermana.
(5) actuar en una película.
(4) escribir un libro.
(3) alguna cosa loca.
(2) Tener una gran ludoteca infantil
(1) Biología, ciencia y tecnología

Pero desear algo nunca será suficiente si no se da todo de sí para conseguirlo… ¿quieres venir conmigo? […]


3 comentarios: